Palabras + imágenes + diseño. Tres titanes a la hora de pensar un libro para chicos.

(Lo que conté en las II Jornadas de Lit Infantil y Juvenil organizado por la Biblioteca Pública de las Misiones – Posadas/Misiones)  

Vengo de la música, después me pasé a las letras, y después hacer libros para chicos me conectó con ese otro leguaje enorme, enorme: la imagen.

Vivimos en un mundo plagado de imágenes, cada vez más, y hacemos libros para chicos, los chicos de ahora, que manejan mucho mejor que nosotros ese lenguaje. Andamos metidos en una pantalla, cualquiera. La potencia de la imagen nos devora, vivimos sumergidos en ese lenguaje, nos guste o no. Entonces pienso en la imagen como una aliada, y me pregunto: ¿no es junto a la imagen que podemos acercar a los chicos a los libros?

Un chico no lector o primerísimo lector puede, a través de la imagen tener ideas y sensaciones, es una transmisión inmediata, y además, si tiene la suerte de que alguien le lea, también tendrá la musicalidad de la palabra. Un chico mira, observa y escucha, mucho antes de poder hablar, y va construyendo así su mundo, hasta que toda la decodificación que necesita la palabra escrita y leída se le arma en la cabeza y puede expresarse y leer, pero antes, el mundo le entró por sensaciones, sonidos e imágenes.

¿Vamos a perdernos ese lenguaje a la hora de acercar a un bebé, a los más chiquitos, a los libros?

Me dijeron que los libros muy ilustrados o libros álbum también son una gran herramienta para alfabetizar a los más grandes… ¿Vamos a dejar de lado esa herramienta? Incluso …¿Vamos a perdernos, los adultos, ese libro lleno de imágenes que también nos encanta?

Si los escritores que hacemos libros para chicos no logramos entrar en el lenguaje visual -y dentro del “lenguaje visual” meto al diseño- nos estamos perdiendo de mucho. Nos estamos perdiendo una forma de comunicación enorme y hermosa.

Ese es el desafío, hacer conjugar lo mejor posible esos tres lenguajes.

Una vez, hablando con un editor de libros para chicos, me dio a entender que él priorizaba el texto, que los dibujos mucho no le importaban. Yo le dije: te equivocás, no ves una parte muy importante del asunto si vas a tratar con pibes.

Puede ser libro álbum o puede ser libro ilustrado, pero de cualquier forma tenés que ser hábil para encontrar ese ilustrador que diga y cuente con vos, que alimente esa historia. Los ilustradores son nuestros ojos en esa historia y el diseño del libro, es lo que va a contener, va a elegir cómo, mostrar todo eso.

No me parece importante la disyuntiva entre libro álbum o libro ilustrado, pensaría sí, al libro, como una obra integral, donde ilustración, texto y diseño se aportan entre sí y corren por diferentes carriles, en paralelo, alimentándose mutuamente.

Ya sabemos: hay buenos textos con ilustraciones horribles, hay ilustraciones increíbles con textos pobres, hay libros con texto e ilustraciones muy buenas, pero de diseños que no invitan para nada a la lectura.

El desafío es entonces hacer conjugar lo mejor posible esas tres pilares, la arquitectura que se arma entre los tres es lo que va a sostener al libro como un todo.

¿Qué ilustrador elegimos para que cuente con nosotros esa historia? Me hago esa pregunta todo el tiempo. Busco ilustradores, miro por fb, internet, trato de ir a muestras. Y también, hay algo fortuito. Hay textos míos que yo les ofrecí a ilustradores muy diferentes, y hubieran salido otros libros, muy distintos, si no hubieran sido los que fueron. Una historia puede cambiar mucho de un ilustrador a otro.  

Un escritor que va a hacer un libro muy ilustrado, debería tener al menos una idea del tipo de ilustración que imagina para su historia. Una idea mínima: ¿ilustración barroca, con mucho fondo y colores? ¿una imagen de línea? ¿que maneje el humor? ¿tierno? .. por decir algo. Personalmente cada vez más, elijo imágenes de línea y fondos blancos, también padezco la contaminación visual, entonces cada vez más me gusta lo reposado en los libros, lo más sintético para textos cortos, que es lo que mayormente hago.

Voy trabajando con ilustradores a quienes admiro, pero además, con los que amo trabajar, porque todo fluye, nos llevamos bien, nos entendemos y es enriquecedor para ambos. Es una manera de cuidar el trabajo y definitivamente se ve en el resultado final: el libro. Se nota cuando escritor e ilustrador trabajaron juntos y cuándo no.  Yo elegí esta forma de hacer libros y la defiendo.

Alguna vez, alguien también me dijo en referencia a ofrecer a las editoriales el libro maquetado: “Bueno, tal vez a la editorial no le gustan las ilustraciones”. Puedo decir, con mucho orgullo, que esto nunca me pasó, y aunque sucediera, vale la apuesta.

Después, o mientras voy craneando el libro con el ilustrador, está el trabajo con el editor.

No siempre tenemos la suerte de encontrarnos con buenos editores, pero es también nuestra tarea ir en buscar de los mejores. Para mí un buen editor es alguien que te deja trabajar con libertad, pero que también te hace ver cosas que vos no podés ver, porque estás tan metido en el laburo que perdés perspectiva. El trabajo de un buen editor es ver eso que vos no ves, la vuelta de tuerca que necesitás para sacarle el lustre. Alguien que puede argumentarte el porqué de lo que te pide, alguien que sabe mucho también de esos tres lenguajes y entonces va a exprimir esa historia al máximo.

Un libro es un objeto.  Tan sencillo y complejo como eso. Se toca -por eso no desapareció y no va a desaparecer- hay algo primario, primitivo que nos liga al libro, no solo a la lectura, al libro como objeto, que se me mira y se toca, hasta se huele, y es todo eso, todo junto: el tamaño, el papel, las imágenes, el texto, el diseño.

Para último, como en la vida, un libro también necesita de un poco de suerte para que le vaya bien encontrando a sus lectores, pero antes que nada, necesita que hayamos hecho lo mejor posible por contar esa historia, con todos los recursos disponibles.


La apuesta es esa. A veces nos sale mejor y a veces peor, vamos aprendiendo de los errores, pero la idea es crecer e intentar hacer, cada vez, mejores libros para chicos. 

Como todo gato


Novedad 2016
Como todo gato . Ilustraciones Pablo Tambuscio . Editorial del Naranjo 2016
Fernandito

Con ilustraciones de Vero Rivarola, editado por Quipu, ya prontito, en la Feria del Libro 2015.


"Por qué los elefantes prefieren jugar a la mancha" - Silvina Rocha/Mey
Seleccionado para el catálogo White Reaven 2014

Jugendbibliothek (Biblioteca Internacional de la Juventud) de Munich - Alemania, selecciona cada año 200 libros de entre 80 países del mundo y 60 lenguas. Se trata de un catálogo de libros que se distinguen por su estilo, diseño artístico y contenido literario excepcional. 



video


Booktrailer de "Por qué los elefantes prefieren jugar a la mancha" con ilustraciones de Mey , editado por Pequeño Editor.


Matheus e seu gato vermelho  
Editado en Brasil por Librería Saraiva 
Sello: Caramelo. 






Mateo y su gato rojo


Seleccionado para integrar el listado 2013 de los altamente recomendados por Fundalectura.IBBY Colombia.


GRACIAS !!!!!!!!!!!



Ilustración: Lucía Mancilla Prieto
 ¡Mateo y su gato rojo ha sido seleccionado para representar a la Argentina!
Proyecto El Mundo a través del libro-álbum  (IFLA)

El objetivo de este proyecto es crear una lista de los libros-álbum que han sido recomendados por los bibliotecarios de todo el mundo. Éstos pueden ser utilizados como una manera de celebrar y promover el lenguaje, las culturas y la calidad de la edición de los libros para niños en todo el mundo; por países que deseen adquirir libros libros publicados en otros países, que estén en busca de los títulos favoritos; y por bibliotecas del Programa Bibliotecas Hermanas de la IFLA (www.ifla.org/en/node), como una manera de explorar la literatura infantil de cada país.
A cada uno se le pidió que presentara los diez libro-álbum elegidos por los bibliotecarios dentro de ese país conforme a los siguientes criterios:


  • libros adecuados para cualquier edad, entre 0 y 11 años
  • libros que vencerán la prueba del tiempo y son vistos como "clásicos"    
  • que representan lo mejor de los libros-álbum de ese país
  • libros que han sido publicados en el país que los sustentan y en el idioma original
  • libros de buena calidad y con un alto nivel de edición, con texto e ilustraciones que funcionan bien juntos
  • libros que son excelentes para la lectura en voz alta
  • que reflejan un mensaje positivo y que están impresos (y por lo tanto, disponible para su venta)


El libro conformará una exposición en los congresos de la IFLA en Helsinki y Joensuu, en agosto 2012 y será presentado en un catálogo de la sección Niños y Adultos Jóvenes de la web de la IFLA.

http://www.ifla.org/files/assets/libraries-for-children-and-ya/Picturebooks/Argentina1.pdf

Así anda y sigue Mateo, abriendo nuevas puertas a nuevos lectores !!!
 
Las novedades del 2014 ¡Qué payaso este elefante! álbum para primeros lectores y Casimira, novela, a partir de 6 años.